Home > Obedezca

Julio 12. Cree que ya lo has recibido.

Marcos 11:24 Por eso les digo: Crean~~ que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán.

     ¿Es igual mirar una tarea como ya terminada que “creer que ya lo has recibido”? Los futuristas del movimiento de la Nueva Era animan y enseñan las técnicas de “visiones” o de “plasmar una visión”. Los psíquicos creen que la “visualización” generará efectos externos y cambiará la realidad. El plasmar una visión puede dar poder a alguien o ser útil para la toma-de-decisiones, pero esto no tiene nada que ver con Dios.
Muchos intentan espiritualizar esta técnica mística secular, inclusive mal utilizando el texto: “Donde no hay visión, el pueblo perece” (Prov. 29:18). Sin embargo, este texto enseña otro mensaje. La palabra para “visión” es hazon, “revelación” que recibe un profeta, ej., la Palabra de Dios. La palabra “perece” (para´) significa “desechar todo lo restringido”, lo cual nos da el significado de que sin la Palabra de Dios, el pueblo da rienda suelta a las prácticas pecaminosas; mientras que, guardar los mandamientos de Dios trae felicidad (Prov. 28:4,7). Esto no tiene nada que ver con una visión.
Juan citó a Jesús cuando enseñó casi la misma promesa de este texto: “Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo”. Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré.” (Juan 14:13).
Un principio en los negocios es tener una inversión que es lo suficientemente grande como para generar suficiente Retorno-En-Inversión a fin de captar la atención de los inversores. Dios quiere que nosotros oremos por pedidos que son imposibles humanamente hablando, pero que traen un obvio Reconocimiento-En-la-Intervención de Dios (REI de Dios). Cuando tú oras en el nombre del Hijo, el Padre se deleita en autorizar la respuesta. Si el pedido es significativo, y la respuesta es atribuida por todos a la intervención de Dios, entonces El es glorificado.
¿Cuánto más estimulados necesitamos estar para orar por grandes cosas que darán honor y glorificarán al Padre a través del Hijo? El Padre sabe lo que necesitamos para glorificar a Cristo, antes de que le pidamos, pero El espera que nosotros estemos lo suficientemente preocupados como para pedirle. “Antes que me llamen, yo les responderé; todavía estarán hablando cuando ya los habré escuchado.” (Is. 65:24). A través de Su respuesta todos reconocerán que fue Dios quien lo hizo.
No te engañes y pienses que esta promesa se trata de ti. Se trata de Dios. Santiago aclara cómo orar cuando dice: “Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones.” (4:2-3 NVI).
Solo detente un momento y piensa en todas las formas en que podrías glorificar a Dios a través de tu vida y tu servicio. El puede hacerse evidente a otros solamente contestando las oraciones que hacen Sus siervos que quieren que El sea reconocido como el Dios poderoso que responde las oraciones. ¡Si solo Su pueblo le invocara interesándose en lo que hay en Su corazón!. ¿Qué necesidad imposible tienes tú, que la mayoría de personas glorificaría a Dios si es que fuera respondida? Ora por el bien de Su gloria.

Para poner en práctica este mandamiento hoy, voy a …

 



Si desea recibir un año de estudios bíblicos diarios de todos los mandamientos, pida su copia del libro "Siguiendo Sus Sendas" de Branches Publications, o puede descargar gratis el App para Android Smartphones que aparece en el encabezado de esta página.