Home > Obedezca

Noviembre 12. Aprovechen las oportunidades al máximo.

Col. 4:5 NTI Vivan sabiamente~~ entre los que no creen en Cristo y aprovechen al máximo cada oportunidad.

Algunas veces lo mandamientos traen acciones específicas por hacer, o describen actitudes a mantener o principios generales de vida. Existen principios a aplicar entre creyentes, así como también algunos de cómo tratar con el mundo no-creyente, esto es, “los de afuera”, los que no creen en Cristo (1 Cor 5:12, 13; 1 Tes 4:12; 1 Tim 3:7).
Los cristianos de la Iglesia Primitiva fueron calumniados por los inconversos. Se los llamó ateos, porque no tenían dioses visibles, antipatriotas porque no quemaban incienso ante la imagen del emperador, e inmorales porque usualmente se reunían tras puertas cerradas. En un mundo tan lleno de crítica, la credibilidad del Evangelio dependerá, en gran manera, en cómo los creyentes vivan a luz de lo que dicen creer.
La instrucción de Pablo sobre cómo se debe responder a estas falsas acusaciones fue que “se comporten continuamente con sabiduría”, lo opuesto a impulsos tontos. El verbo (peripateo), significa “caminar, vivir, o comportarse de una manera habitual”. Si a los creyentes se los ve que viven como insensatos, entonces cualquier cosa que ellos digan ser será insignificativo.
Lo opuesto a vivir en sabiduría es dejarse liderar por los pensamientos insensatos, que pueden continuar controlando a un creyente que se rehusa a ser transformado por los valores y creencias bíblicas. Por ejemplo, es tonto o insensato que un cristiano valore vivir para el dinero: “Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición” (1 Tim 6:9). Jesús advirtió a sus discípulos después de la resurrección: “!Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!” (Lucas 24:25). La insensatez es común para todos los hombres y debe ser identificada para ser erradicada de nuestro pensamiento y prioridades: “Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros”.
Al contrario, los creyentes debemos vivir “con sabiduría”. Para el creyente “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia” (Prov 9:10). Cualquier cosa que Dios dice en Su Palabra Él lo quiere decir tal y cual está escrito y nosotros debemos temer el violar o ignorar cualquier instrucción que Él nos da. Esta es la actitud correcta para acercarse y estudiar la sabiduría. “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría” (Col 3:16). Nosotros debemos recoger de toda instrucción bíblica Sus Principios: “a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre” (Col. 1:28). La enseñanza bíblica está llena de aplicaciones prácticas a nuestras vidas, sin convertirse en legalista.
Vivir sabiamente también incluye el que “aprovechando al máximo cada momento oportuno”, así como Moisés escribió en los Salmos: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría” (Sal. 90:12). Las oportunidades de hoy día son más importantes que las de mañana. Jesús dijo: “la noche viene, cuando nadie puede trabajar” (Jn. 9:4). “Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe” (Gal. 6:10). Mientras se vive una vida desinteresada, no egoísta, el Evangelio gana credibilidad.

Para poner en práctica este mandamiento hoy, voy a …

 
Traducido por Isabel Sylva Avila.



Si desea recibir un año de estudios bíblicos diarios de todos los mandamientos, pida su copia del libro "Siguiendo Sus Sendas" de Branches Publications, o puede descargar gratis el App para Android Smartphones que aparece en el encabezado de esta página.