Home > Obedezca

Noviembre 19. Vayan muy lejos.

Hechos 22:21, “Pero el Señor me dijo: Ve~~ porque yo te enviaré lejos, a los gentiles”

     A veces los caminos de Dios son contrarios a lo que nosotros creemos que es lo mejor. El desacuerdo de Pablo con Dios era porque él creía que su testimonio era convincente para su audiencia. Toda Jerusalén sabía de su desprecio de los cristianos, porque él había sido un partícipe en el martirio de Esteban (7:58; 8:1a). Seguramente ellos reconocerían que solamente una intervención divina podría haber cambiado su dirección. A pesar de la convicción de Pablo de que el tenía potencialmente un gran ministerio en Jerusalén, Dios le dijo, “Ve”.
Pablo había sido convertido gracias a una aparición especial de Jesús en camino a Damasco donde él iba a arrestar a los Cristianos por ser apóstatas del Judaísmo (Hechos 9). Después de su conversión Pablo tuvo un breve ministerio en Damasco (Hechos 9:20-25), y después de tres años en Nabatea Arabia (Gal 1:17-18), durante el cual Jesús evidentemente le enseñó sobre la iglesia antes de que el volviera a Jerusalén. Muchas de estas enseñanzas eran muy controversiales para los judíos. En un trance mientras el estaba orando, Cristo le dijo que dejase Jerusalén “porque la gente de aquí no aceptará tu testimonio acerca de Mí”(22:18). Los creyentes escucharon sobre un plan para matar a Pablo, entonces lo sacaron de la ciudad, y lo mandaron de vuelta a su casa en Tarso (9:30). Pablo se quedó ahí durante algunos años hasta que Bernabé vino a buscarle para que él se uniera a su ministerio en Antioquia (Hechos 13).
Antes a él le habían dicho que el “seria Su testigo a todos los hombres de lo que has visto y escuchado”(22:15), y ahora era aún más claro con el presento imperativo de que él tenía que “continuamente ir” específicamente “lejos de aquí a Los Gentiles.” Esto estaba lejos de la zona de comodidad de un judío.
A pesar de las cinco reiteraciones de la Gran Comisión que se les dio a todos los discípulos ellos no saldrían de Jerusalén por décadas. Parece ser que cuando Jesús dijo “Id, hacer discípulos de todas las naciones (Mat 28:19), ellos pensaban que esto significaba ir a todos los Judíos en todas las naciones (como en Hechos 19:11).
El corazón de Dios siempre ha sido el de comunicar su mensaje a todo idioma, tribu o grupo de personas gentiles en todo el mundo (Apocalipsis 5:10). Cristo tomó esta ocasión para clarificar lo que esto significaba años antes cuando El dio su ultimo mandamiento de ir a “hasta el fin del mundo” (Hechos 1:8). Él quería que los creyentes salieran desde su zona de confort hacia vivir incómodamente entre gente muy distinta para traer la luz del evangelio. Alguien tenía que romper el molde de un pensamiento centrado en uno mismo, a tomar un riesgo. Pablo había sido elegido y dijo, “Cuando estoy con los que son débiles, me hago débil con ellos, porque deseo llevar a los débiles a Cristo. Sí, con todos trato de encontrar algo que tengamos en común, y hago todo lo posible para salvar a algunos. Hago lo que sea para difundir la Buena Noticia y participar de sus bendiciones” (1 Cor. 9:22-23).
Aun en la actualidad el 98% de todos los ministerios globales se enfocan en las poblaciones “cristianas” (solamente 30% de la población mundial), la que ciertamente necesita el evangelio. Sin embargo, solamente el 2% de los ministerios cristianos globales tienen como meta al 70% del resto del mundo que no es cristiano. Dios evidentemente ha decidido no intervenir personalmente para cambiar este desequilibrio, confiando que Sus discípulos van a leer su palabra y saber qué es lo que tienen que hacer, sin importar que tan incómodo, o impopular esto pueda ser. Irás tú?

Para poner en práctica este mandamiento hoy, voy a …

Traducido por Christian Sylva Avila.



Si desea recibir un año de estudios bíblicos diarios de todos los mandamientos, pida su copia del libro "Siguiendo Sus Sendas" de Branches Publications, o puede descargar gratis el App para Android Smartphones que aparece en el encabezado de esta página.