Home > Obedezca > Junio 12. Acuérdate de las enseñanzas, obedécelas y arrepiéntete.

Junio 12. Acuérdate de las enseñanzas, obedécelas y arrepiéntete.

Apocalipsis 3:3 Acuérdate,~~ pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo~~ y arrepiéntete*~. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a que hora vendré sobre ti.

     El Apocalipsis es el único libro de la Biblia que ofrece una “bendición” especial: “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.” (Apocalipsis 1:3) Mas no es la bendición únicamente para el que lee, sino también para el que guarda las palabras de la profecía. No es místico, sino práctico.
Esta iglesia del primer siglo tenía la apariencia de ser una iglesia cristiana, pero ya fue declarada “muerta” por Jesús (3:1). Ellos se dejaron corromper por el mundo, ignoraron los mandamientos y la congregación se compuso de falsos cristianos. Eso sucede cuando la enseñanza se vuelve más social que espiritual, cuando está más interesada en la popularidad que en el quebrantamiento ante el Señor, cuando se interesa más en las formas litúrgicas que en la fe verdadera y el arrepentimiento, y cuando está más preocupada en los credos o confesiones que en conocer la Palabra de Dios. Cualquier congregación en donde se convierten en espectadores o ritualistas sin una aplicación personal de las Escrituras para un caminar obediente con Dios, morirá espiritualmente, aunque siga manteniendo su forma exterior. Así era la iglesia de Sardis.
Jesús les acababa de decir que “despierten”, eso significa que reconozcan que como congregación estaban muertos. El creyente tenía que salir de su apatía e indiferencia. Tenía que tomar su responsabilidad y confrontar el pecado y el error en sus vidas. De ahí Jesús les dijo que “afirmen las otras cosas que están por morir”. La forma neutral no se refiere a la gente sino a la realidad espiritual general de la iglesia. Ellos necesitaban tomar en serio lo que les decía.
Nuestro texto trata el tercer paso de la obediencia: Ellos tenían que “recordar” lo que habían “recibido y oído” de las enseñanzas de la Palabra de Dios. En este momento ya estaba escrito todo el Nuevo Testamento excepto este Libro. Necesitaban que se les recuerde nuevamente las verdades de salvación por gracia y santificación por la obediencia a las mandamientos del Nuevo Testamento. Ellos necesitaban un fundamento doctrinal sólido y una obediencia práctica como fundamento para la renovación.
Cuarto, ellos tenían que “obedecer”. Jesús nos mandó a “enseñarles que guarden todas las cosas que os he mandado”; (Mat. 28:20). No es nada bueno conocer las Escrituras sin tomar en serio los mandamientos a obedecer.
Finalmente, ellos tenían que “arrepentirse”, así como reconocer que sus vidas no las estaban viviendo de acuerdo a las enseñanzas de los mandamientos de las Escrituras, con un espíritu quebrantado y contrito tenían que dar la vuelta a su desobediencia y seguir las enseñanzas, y especialmente obedecer los mandamientos, de las Escrituras.Todo lo que esté fuera de esto traerá el castigo de Cristo, que puede venir en cualquier momento. ¿Está Dios diciéndolo en serio? ¿Cómo me evaluaría Jesús y a mi iglesia?

Para poner en práctica este mandamiento hoy, voy a ….



Si desea recibir un año de estudios bíblicos diarios de todos los mandamientos, pida su copia del libro "Siguiendo Sus Sendas" de Branches Publications, o puede descargar gratis el App para Android Smartphones que aparece en el encabezado de esta página.

Leave a Reply